jueves, 24 de mayo de 2012

Procrastinación


La procrastinación (del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro) o posposición, es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables.


Wikipedia


Ya llevo cierto tiempo hablando de mi problema de procrastinación y me doy cuenta que esto va en serio y que ya es hora de ponerle un poco de mente, por otro lado hacer un post de procrastinación en vez de avanzar en la lectura de un documento que tengo pendiente es en sí procrastinar, no tengo remedio.

Vamos a ver, yo me acuerdo estar en primaria y copiar carteles en las clases de español y sociales y no lograr terminar antes de que borraran la pizarra (en aquel entonces era cosa de pizarras verdes y tizas) Cuando después salía mal en los exámenes por no haber leído la información completa, se descubría que la razón eran las ilustraciones que hacía en los márgenes de los cuadernos y más concretamente los “marcos” de grandes manzanas con gusanos sonrientes en los que metía el texto de las clases. El punto era que priorizaba los marcos antes que los textos.

Mis dibujitos al margen siempre de cuadernos y libretas han sido un buen indicador de mi nivel de interés en una clase o conferencia, en una relación inversamente proporcional.

Lo mismo aplicaba para los estudios y los exámenes. En algún momento lo que me salvó fue la memoria; el estudiar “al tubo” que le decíamos en los ochenta, aprendiendo punto por punto una lección a última hora para poder sobrevivir.

Pero luego, al estar en vacaciones, cesaba de dibujar y pasaba a aburrirme como una ostra. La más de las veces me enchufaba todos los muñequitos de la televisión (bellas animaciones rusas e inicios del animé japonés entre otros) y alguno que otro libro. Pero siempre que estaba en una cosa, estaba pendiente de otra, algo así como una insatisfacción permanente o un deseo de hacer varias cosas a la vez.

Al estar estudiando quería dibujar, cuando me ponía a dibujar quería leer, cuando me ponía a leer quería ver televisión y cuando miraba televisión… bueno, cuando hacía eso muchas veces me sentía culpable por estar de improductivo, pero igual me lanzaba mi dosis frente al bulbo.

La cosa se puso buena cuando empecé a trabajar. Para rendir bien me hice experto en inventar tareas, eso sí, acordes a mi puesto y muchas veces de carácter innovador. Solo así lograba no aburrirme; además me fui puliendo en el arte de hacer las tareas asignadas rápido y bien; pero además me metí a trabajos que en sí fueran creativos y sin una rutina laboral tan evidente: dar clases en la universidad, asistente académico de postgrado, facilitador de talleres, oficial de programa de incidencia y claro, la mejor de todas: consultor.

Ser consultor es para mí el procrastinar laboralmente: todo tipo de trabajos de corto y mediano plazo con todo tipo de organizaciones, cambiando continuamente de retos y actividades. Así que al contrario de especializarme me diversifiqué.

Mientras tanto igual seguí dibujando y también escribiendo, lo que me lleva a internet. Mi primer contacto con internet en serio fue con Bacanalnica, el paraíso procrastinador de los noventa. Me hice adicto a los foros literarios hasta que me salvó una borrada que hizo no sé quien de buena parte de los foros y en protesta me salí (bien por mí) Años después conocí Facebook y me volví a enganchar y claro, el año pasado entré a twitter y fue el acabose.

Esa constante necesidad de estar haciendo “otra cosa” que en los noventa se tradujo en publicar ilustraciones en “El Azote” de La Prensa, luego artículos de opinión El Nuevo Diario, la canalicé a blogs en el 2000 y mantuve un buen equilibrio hasta que me inventé hacer microrelatos en el 2011.

El matrimonio de un BB asignado, redes sociales y tiempo libre dio como resultado centenares de microficciones saturando la nube; tantas que siento mi mente descolocada cuando hago series de cuatro o cinco, que aunque sencillas en apariencia se asemejan a la tarea de armar cubos de rubrik a velocidades cuánticas, armando y desarmando configuraciones de palabras hasta alcanzar los 140 caracteres o menos que permite Twitter. 

Y bueno de un tiempo para acá me ha tocado estar más atento a la procrastinación porque los microrelatos se forman solitos en mi cabeza la mas de las veces y ya me veo tecleando el BB incluso manejando el jeep, chiva!

Mi mente vuela, a estas alturas sé que es un rasgo mío, probablemente uno de los rasgos que me ha permitido ser exitoso en prácticamente todos los trabajos que he tenido. Claro, ese vuelo lo he aprendido a pilotar; es una especie de equilibrio dinámico entre caos y orden en el que un propósito de vida claro y algunas pautas de eficiencia y compromiso evitan que me vaya al abismo, aunque siempre coqueteo con él abismo… es parte de ser un procrastinador empedernido.

Alberto Sánchez Arguello
Procrastinando a las muy 10:30am de un jueves.



9 comentarios:

  1. mis libretas donde anoto lo que se discute en las reuniones de la oficina están plagadas de garabatos incongruentes y "marcos" para el texto.. en mi caso, si no hago esos dibujos no logro "prestar atencion" pq me aburre estar viendo al expositor, a menos que sea muy bueno, de los que solo he conocido un par en toda mi vida. aunque, pensandolo bien, soy el unico que tiene las anotaciones de todas las reuniones y al que le preguntan acerca de lo que se ha discutido anteriormente..

    somos solidarios n_n

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Naren, que bueno saber que compartimos aficiones :)

      Eliminar
  2. La microficción es la mera neta.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. En la era de la copiaera... no se como le pedimos ahora a las personas concentrarse, y menos a los niños, en realidad creo que es imposible concentrarse con tanta información y cosas que ver que oir, a veces no podemos ni concentrarnos en manejar! esto es lo último jajaja, pero lo hago a cada rato tuiteo en los semaforos en rojo en las filas de la rotonda y hasta andando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Nata, yo confienso que también he tuiteado manejando, abrazos y gracias por comentar

      Eliminar
  4. Puchica!, siempre supe que tenia un problema y que objetivamente hablando, sabia que no era el único, pero hasta hoy, se que tiene nombre.. "procrastinación", gracias Alberto por mostrarmelo, ahora bien, tendré que emprender la tarea, de que, sabiendo lo anterior puedo mejorar o empeorar el diagnostico, lleno de cosas y proyectos algunos que se cumplen otros que se complejisan, y otros muchos siendo solo eso: proyectos...
    ciertamente me identifico con el tema de que muchas veces el cerebro viaja a velocidades que lo lento de nuestros sentidos no logran asimilar al mismo ritmo. me alegra mucho encontrar otros victimas de este fenómeno. espero leer mas de vos, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lester. Pues yo no lo veo ahora tanto como un problema, creo que es un reflejo de la era informacional en la que vivimos sobre estimulados, pero que todo es saber canalizar y organizar para que más bien esto actúe a favor de uno. Saludos.

      Eliminar
  5. Wow Alberto. Me siento totalmente identificada! Vivirlo nos conlleva una parte de emoción y otra parte de culpa. Como norma nunca escribo si no tengo ganas, hasta que aparezca la chispa que me hace teclear todo de un solo golpe, siempre estoy metida en nuevas ideas, siempre estoy ampliando las funciones por las que contratan.

    Además del artículo, me gusta mucho la respuesta que hiciste a Lester .

    ResponderEliminar